miércoles, 22 de octubre de 2014

Sexto Encuentro de Muralismo y Arte Publico, Godoy Cruz, Mendoza Argentina. Homenaje a Ernesto Suarez

Como homenaje al Flaco y regalo para sus seguidores, un fragmento del primer capítulo de Lágrimas y risas: “Nací el 9 de enero de 1940, en El Infiernillo, en Guaymallén. Eso queda a dos cuadras del club Dorrego. Es el mismo lugar donde nació el Máximo Arias, y casi en la misma época. Años después nos fuimos a una casa que estaba cerca de la Quinta Agronómica, donde ahora está el Parque Cívico. Y finalmente nos instalamos en la zona de la Cuarta Sección, bien abajo, en la calle Bajada de Arrollabes, cerca de Ramírez y Santa Fe. Calles de tierra, muchos pibes, reñideros, cafishos y prostitutas. De ahí salieron la mayoría de los amigos que tengo hasta hoy. Mis padres fueron Antonio Suárez y María Josefa Bustos. Somos seis hermanos: Antonio Carlos, Luisa Milagros, Elba, yo y Estela. Después, cuando ya éramos grandes, conocimos a otra hermana que teníamos y que nunca habíamos visto porque éramos tan pobres que mi vieja se la dio a unos tíos para que la criaran ya que ella no podía hacerlo. Mi infancia fue muy triste pero alimentada siempre por una luz que era mi mamá, Pepa. Siempre lo digo y no me canso de repetirlo: era una luz, una genio analfabeta. Apenas sabía leer y escribir pero nos crió a todos con una dignidad y un sentido del humor impresionante. Creo que soy igual a mi mamá a pesar que tengo cosas de mi viejo en cuanto a la simpatía entradora, fisicamente soy igual y tengo su espíritu de líder, que nunca aprecié en él. Hay muchos que hablan del trabajo infantil y no tienen idea de lo que es. Yo sí, porque era muy chiquito cuando tuve que salir a buscar un mango. Necesitaba trabajar y eso no era explotación. Cuando tenía siete años vendía verdura. Salía con don Andrés, un hombre que tenía una carretela, y yo era su empleado. Un año después empecé a trabajar en un aserradero en la calle Videla Castillo, entre Chacabuco y Beltrán. Primero armaba tapitas para cajones de madera y después me puse a armar cajones. Conozco a todos los cafishos porque sus hijos se criaron conmigo y hoy son mis amigos. Siempre me vas a ver conversando con los lustradores del Centro porque la mayoría viene de mi barrio y con ellos me une un vínculo muy fuerte. Siempre fue muy fuerte el barrio para mí. El barrio era un lugar sagrado. Había amistad en serio. A la vuelta de mi casa había un reñidero de gallos. Y cruzadito vivía Doña Elena, una prostituta. Muchas veces mi mamá nos dejaba con ella para que nos cuidara. Y estaban todos cerca, a metros: el Chocolate, el Luz Mala, Los Valdez… Los cafishos cuidaban el barrio. El restaurante “Los dos amigos” era el café “Villarreal” y ahí mi viejo iba a jugar al billar. Y estaba el cine Real, en Videla Castillo y Ayacucho. Ahí iba los lunes, porque la entrada era más barata, muy barata; costaba 90 centavos y había largas colas para entrar a ver la película. Cantinflas y Luis Sandrini eran mis ídolos. Creo que ellos, junto a mi mamá, fueron los que me llevaron a ser lo que soy. Fueron mi fuente. Pero hay algo fundamental: nunca me fui del barrio. Incluso hoy sigo volviendo los fines de semana”. http://www.mdzol.com/nota/510777/

martes, 14 de octubre de 2014

Mural Pintado en la Federación de estudiantes de la universidad de concepción, Chillan.

Gracias a la Vida... por el derecho de vivir en paz... Violeta Parra - Victor Jara...seguimos cantando!!!

martes, 26 de agosto de 2014

Un siglo de Movimientos sociales.

Hace nueve meses comenzamos el desafío de intentar expresar en imágenes la historia de la Federación de estudiantes de la universidad de Chile, ( FECh), proceso del cual desde principios del siglo XX, develo importantes pensamientos de índole social, políticos y culturales, que sin duda han dado, hasta el día de hoy, una postura clave para entender una causa que apoye el ritmo de la primavera y la juventud,” ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica” ( Salvador Allende).

sábado, 26 de abril de 2014

"La Huelga de 1868"

Mural realizado por los talleristas de la asamblea ciudadana, entre correntinos, chilenos y paraguayos, relata la primera huelga que se dio efecto en un antiguo astillero, en donde funciona actualmente la asamblea ciudadana. En 1868, los trabajadores de ese astillero, se negaron a seguir haciendo barcos que servían para la guerra contra el Paraguay, es así que deciden no construir más barcos que contribuían a la guerra entre pueblos hermanos.

Corrientes, Argentina

En la Ciudad de Corrientes, fuimos invitados por el taller de Arte Jaguar Azul, para dar algunas experiencias sobre la manera de pintar con la técnica del Aerosol e intercambiar experiencias de sucesos sociales, actuales y de antaño… realizando un mural llamado "La Huelga de 1868"

Escuela República del Perú.

Escuela República del Perú, Godoy Cruz, Mendoza, Argentina. Por la unión de los pueblos Latinoamericanos!!! …Chilenos Pintando en Argentina Por la Cultura Peruana…

Gracias a la Vida...

Violeta Parra y Mercedes Sosa… Gracias a la vida…. Godoy Cruz, Mendoza Argentina